Es a finales de abril o principios de mayo cuando comienzan a llegar los abejarucos ( Merops apiaster)  desde África a estas latitudes.

Por ese motivo hay que apurarse para tener preparados los hides a tiempo.

Este año, a diferencia de los anteriores, vamos a probar un hide fijo.La idea es que la colonia ya lo encuentre colocado cuando lleguen a la zona y se habitúen a él. Ésa es la diferencia fundamental con el hide “portátil” de otros años, que es más dinámico y menos laborioso, pero también genera más desconfianza en los animales.

Después de pedir los permisos necesarios, ya está ubicado en su sitio, con los posaderos en línea y utilizando materiales muy simples pero resistentes. Queda pendiente alguna ventana lateral e impermeabilización del techo, poca cosa.

Con los remates finales, esperaremos a que lleguen estas aves de colores tan variados y llamativos y que luzcan sus mejores galas; fotogenia pura.


 

DSC 7330 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter